domingo, 23 de diciembre de 2012

Minicupcakes de Membrillo con Frosting de Mascarpone


Tal día como hoy hace cuatro años supe que iba a ser mamá por primera vez y dos años después que repetíamos esa maravillosa experiencia así que no he encontrado mejor momento para escribir mi primer post con receta “Mini Cupcakes de Membrillo con frosting de Mascarpone”. Suena bien, eh? Pues ni os cuento lo deliciosos que están. Aproveché la pequeña recolecta de membrillos de mi huerto para elaborar la carne de membrillo como siempre vi que se hacía en casa, a fuego lento y con cuchara de madera.

La verdad es que es un poco laborioso, pero merece la pena pues el resultado es espectacular. Si por razones de temporada (los membrillos están en el mercado un corto espacio de tiempo) o porque no queréis pasar mucho tiempo en la cocina, podéis recurrir a comprar la carne de membrillo elaborada, eso sí, os aconsejo que compréis la que venden al peso en el espacio de charcutería (por ejemplo en Carrefour). El membrillo envasado en porciones o tarrinas la verdad que no tiene nada que ver con el hecho a mano.


La receta de los mini Cupcakes es la de Vainilla Infalible versión 2.0 de Alma Obregón. Hasta ahora para mí es la mejor; el sabor delicioso y la textura es maravillosa. Os dejo el enlace Vainilla infalible versión 2.0


Ingredientes:


Para la carne de Membrillo


  • 600 grs. de membrillo pelado, sin pepitas y en gajos
  • Azúcar blanco*
  • 1 trozo de canela en rama
  • 1 ó 2 clavos
  • Agua para cocer al vapor
  • 1 hoja de gelatina neutra


Almíbar


  • Agua sobrante de la cocción (sin canela ni clavos)
  • Azúcar Blanco*


*El azúcar a utilizar dependerá en el caso de la carne de membrillo del peso del puré resultante y en el caso del almíbar de los ml de agua que haya quedado después de la cocción ( en la explicación de la receta os lo aclaro)


Frosting de Mascarpone


  • 200 grs. de Mascarpone
  • 100 grs. queso cremoso tipo Philadelphia
  • Almíbar concentrado de membrillo (opcional)


Elaboración


(La carne de membrillo es mejor prepararla de un día para otro para que dé tiempo a que cuaje en la nevera.)


Una vez que tenemos los membrillos pelados y en gajos los colocamos en un cazo donde podamos cocerlos al vapor sin que el agua llegue a la fruta. En el agua de cocción ponemos el trozo de canela en rama y los clavos. Cocemos a fuego medio hasta que es membrillo esté tierno.


El siguiente paso será pasar el membrillo por el pasapurés y el agua de cocción la reservamos.


Una vez triturado hay que pesarlo y tendremos que añadir la misma cantidad de azúcar. Es decir si el resultado ha sido 450 grs. de puré, añadimos 450 grs. de azúcar.


En una olla mezclamos el puré con el azúcar y ponemos a fuego muy lento… aquí viene la parte en la que hay que armarse de paciencia. El proceso puede durar aproximadamente una hora, si, sin dejar de mover para que el azúcar no cristalice y forme pequeños trozos duros que luego resultarían bastante desagradables. Os pongo una foto del color de la mezcla al principio y al final del proceso, debe tomar ese color marrón oscurito.




Si se os da el caso que veáis algún trozo de azúcar que ha cristalizado lo retiráis y sin problema y si se asienta el azúcar un poco por descuido cambiáis de recipiente rápido y seguís con el proceso (yo tuve que cambiar la olla en esta receta…).


Una vez terminado ponéis 2/3 partes en un recipiente y dejamos primero templar y luego a la nevera. Al resto que hemos dejado le añadimos la hoja de gelatina neutra que previamente habremos hidratado. Movemos bien hasta la total disolución y colocamos la mezcla en un recipiente o bandeja para que nos quede una superficie plana de aproximadamente 4 ó 5 mm. Ahh¡¡ poned debajo un film transparente, así será más fácil luego de manejar, ya que con esto haremos luego los adornos de los mini Cupcakes.


La carne de membrillo elaborada con esta receta no queda tan cuajada como la que comercializan, no os creáis que no ha salido si no está dura como una piedra…


Con el agua de cocción que nos sobró haremos un almíbar que usaremos para pintar los mini Cupcakes. Para ello medimos el agua y le añadiremos la misma cantidad en grs. Es decir si tengo 100 ml de agua le añado 100 grs. de azúcar y lo llevamos a ebullición. Retiramos y dejamos templar.


Para hacer el frosting mezclamos con la batidora o mezcladora los dos tipos de queso. Personalmente me gusta resaltar el sabor del membrillo así que como suele sobrar almíbar del que hemos usado para pintar los Cupcakes lo ponemos al fuego y dejamos que reduzca hasta que queda más espeso y meloso. Añadimos 2 o 3 cucharadas (tampoco debemos pasarnos porque si no el frosting pierde consistencia y queda demasiado blando).


Para montar los Mini Cupcakes


Ya tenemos los mini Cupcakes con el centro quitado y pintados con el almíbar. Ponemos carne de membrillo en el interior y cubrimos con el frosting de mascarpone que previamente habremos puesto en una manga pastelera con una boquilla tipo de las que usamos para hacer rosas o bien podemos aplicarlo con cuchara para que quede como más rustico.

Para darle un toque decorativo utilizamos algún cortante que tengamos de galleta. Yo usé estrellas que tenía de dos tamaños, aunque también podrían ser otras figuras que os gusten: corazones, cuadraditos, mariposas, etc.


Estos Mini Cupcakes podéis servirlos tanto para acompañar unas tapas saladas o en la sobremesa con una copita de vino dulce Gloria de la Tierra (os lo aconsejo Umm¡¡). Es mejor servirlos bien fríos para que el frosting tenga consistencia.


Bueno, espero que os haya gustado la receta y si probáis mandadme vuestros comentarios y fotos que me encantará verlos.


Besitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario