sábado, 19 de enero de 2013

Potaje de Acelgas de la Abuela Mercedes

Que buenos recuerdos me trae esta receta... Mi abuela la hacía espectacular, jamás he comido este potaje como ella lo hacía. Es una forma diferente de comer los garbanzos con acelgas. Estamos acostumbrados a comer este tipo de recetas acompañadas de caldo, pero en esta ocasión esta es una variante sin caldo.
Ahora es tiempo de acelgas así que tenemos que aprovechar y aunque no suele ser una de las verduras que más gusta, cocinadas de esta manera os aseguro que cambiareis de opinión, os lo digo yo que mi marido es anti verde y este potaje le encanta.
Otra ventaja de este plato es que es bastante económico, que ahora en la cuesta de Enero no viene mal ¿a qué no? Tengo que agradecer a mi tío Antonio que me ha regalado las acelgas de su huerto, vamos de la tierra al plato... Pues venga, apuntad los ingrediente y animaros

 
 

Ingredientes (4 personas)

750 gr de garbanzos remojados
650 gr de Acelgas frescas
1 cebolla
1 cabeza de ajos grande
2 tomates
1 pimiento
Agua
50-60 gr de pan
2 ñoras
2 Cucharadas de Vinagre de vino
1/2 Cucharada de Sal
120 ml de Aceite de Oliva Virgen
30 gr de Almendra cruda (opcional)
Agua de la cocción
 

Elaboración

Ponemos en olla Expres ( si no usáis el proceso es igual y sólo habrá que modificar los tiempos de cocción) los garbanzos escurridos que habremos puesto en romojo la noche anterior, le añadimos la cebolla pelada entera, 1/2 cabeza de ajos (yo la echo sin pelar bien lavada), los dos tomates pelados y sin semillas y el pimiento entero sin semillas. A continuación cubrimos con agua más un dedito extra para que nos sobre un poco de caldo de la cocción. Encima pondremos las acelgas bien lavadas y cortadas en trozos no muy pequeños.
Cerramos la olla y una vez que empiece a hervir contamos 30 min* (Si los garbanzos que usáis habéis comprobado en otras recetas que cuecen muy pronto o se les cae la piel deberéis reducir este tiempo orientativo que os he dado ya que para esta receta deben quedar enteritos)
Una vez acabado el tiempo de cocción, comprobamos que tanto acelgas como garbanzos están en su punto, de ser así pasamos a la segunda parte de la receta: El refrito.
En una sartén o cazuela no muy profunda ponemos el aceite de oliva, cuando este caliente pondremos a dorar la 1/2 cabeza de ajos restante la cual habremos pelado y quitado el centro. Cuando estén doraditos los retiramos y pondremos en un mortero. Seguidamente echaremos al aceite el pan e igualmente lo doraremos por ambas caras* (lo ideal para este tipo de recetas es usar un pan de miga consistente, yo hoy no tenía así que he usado pan de barra, unas 5 rebanadas).
Cuando el pan esté dorado, pondremos 2/3 partes en el mortero y el resto lo dejaremos reservado sobre un papel de cocina para que escurra el aceite.
A continuación echamos al aceite las ñoras que habremos quitado las semillas y lavado (hay que secarlas un poco para que no nos salpique al ponerlas en el aceite). Hay que tener especial cuidado al dorar la ñora pues tiende a quemarse rápidamente y eso nos aportaría un sabor amargo al plato no muy agradable. Una vez doradas también las pondremos en el mortero.
Por último doraremos las almendras. Os he puesto que son opcionales porque no a todo el mundo les gusta encontrar trocitos duros en la comida, os aseguro que si no las ponéis el plato no va a perder gracia, así que lo dejo a vuestra elección.
Ya doradas las pondremos en el mortero junto con 1/2 cucharada de sal. En este punto toca machacar, así que ritmo y a crear una mezcla con todos los ingredientes de forma que quede homogenea ( a mí personalmente me gusta encontrar los trozos de almendra así que lo que hago en machacar los ajos con el pan y la ñora y luego las almendras)
Una vez conseguida la consistencia deseada en la mezcla le añadiremos 2 cucharadas de vinagre y removemos bien.
El aceite que nos quedó en la cazuela pasaremos a colarlo para que no queden restos que se hayan podido quemar y lo volvemos a poner en la cazuela. Añadimos las acelgas y los garbanzos escurridos (la cebolla, ajos, pimiento y tomate los desechamos).
A continuación volcamos el contenido del mortero y mezclamos bien con los garbanzos y las acelgas realizando movimiento envolventes para no romper los garbanzos. Añadiremos 2 cucharones del caldo de cocción y dejaremos cocer durante 5-10 minutos a fuego lento para que se mezclen bien los sabores y el caldo espese un poco ( durante este proceso yo voy moviendo la cazuela para ir mezclando pero no uso ninguna herramienta para ello pues corremos el riesgo de que empiecen a romperse en demasía los garbanzos y al final nos quedaría un puré, y esa no es la idea, como dice karlos Arguiñano hay platos a los que hay que darles "meneitos"):)
Si vemos que está demasiado espeso podemos añadirle un poco más de caldo, pero recordar que es un potaje "seco". Os muestro otra foto para que veáis la consitencia que debe tomar.
 
 
Siempre antes de servir lo probaremos para ver si tenemos que rectificar de sal y si os gusta un poco más ácido podríais añadir un poco más de vinagre, aunque tampoco conviene que éste sea el sabor que predomine sobre todos los demás.
Acompañaremos con una porción de pan frito que teníamos reservada.
 
 
Buen provecho¡¡¡
 

Eva

 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario