sábado, 2 de marzo de 2013

Ensalada Templada de Berenjenas


Ya hacía tiempo que os quería mostrar esta receta. A mí me encanta y siempre que la he preparado cuando he recibido invitados ha gustado bastante. Es un plato que podéis servir como entrante acompañado de otros pequeños bocados o bien como primer plato, ya que combina verduras, queso, frutos secos, ummm¡¡ es que está buenísima.
Creo que la primera vez que la probé hace ya un montón de años en el Restaurante Souk de Tarifa, cuando estaba ubicado en su primer local. Era (y es...) un restaurante precioso, acogedor y lleno de encanto. Sus platos de cocina mediterránea con toques  árabes son exquisitos. La última vez que fui fue un antojo en la recta final del embarazo de mi primera hija, así que ya hace algún tiempo que no voy por allí, os lo aconsejo si no lo conocéis.
Es muy fácil de preparar, sólo tiene la peculiaridad de que las berenjenas deben estar templadas al servirlas. Aquí tenemos dos opciones, o bien las asamos y luego damos un toque de calor en el microondas o las asamos antes de servir. Yo prefiero hacerlas antes de servir, porque el sabor es mejor, pero ya lo dejo a vuestra elección.
Vamos con la receta? Allá va

Ingredientes (Aproximadamente para 2 primeros platos)

500 gr. de berenjenas
Rúcula, col roja, brotes de ensalada variada, etc. ( estás van al gusto o según lo que tengáis en casa)
125 gr. de queso Feta
Pasas sultanas
Piñones o nueces
Aceite de Oliva Virgen
Sal
Vinagre de Módena (lo podéis comprar ya reducido o hacerlo vosotros en casa)*


Lavamos bien las berenjenas ya que las cocinaremos con su piel, la cortamos a lo largo con un grosor aproximado de unos 3 o 4 mm (no muy gordas porque se quedan crudas ni muy finas porque se queman y saben mal). 
Ponemos a calentar una sartén o plancha antiadherente. A continuación pintamos con una brocha cada loncha de berenjenas ( yo prefiero hacerlo así porque si ponemos aceite directamente en la sartén la berenjena lo absorbe inmediatamente y luego resulta desagradable que quede tan aceitoso) le añadimos un poco de sal y las ponemos a  asar en la sartén a fuego lento y tapadas para que se pongan blanditas. A los 5 o 6 minutos le dais la vuelta y deberán coger un color doradito.
Cuando estén hechas las reserváis en un recipiente que podáis tapar y así guardarán el calor mientras hacéis las restantes.
*Respecto al vinagre, venden en el mercado el vinagre de Módena ya reducido, como una cremita, pero si un día no tenéis y queréis dar este toque sólo tendréis que poner en un cazo a fuego medio el vinagre de Módena líquido y dejar que reduzca. Cuidado que no se queme, pues como contiene azúcares si esto ocurre toma sabor amargo.
Pues mientras se terminan de hacer las berenjenas podemos ir preparando las verduras que acompañarán a nuestras berenjenas y cortar el queso Feta en daditos. 
Para emplatar, cortamos las berenjenas asadas en tiras, las ponemos en el centro junto a las ensaladas y ponemos encima los dados de Feta, los piñones y las pasas. Para terminar aderezamos con el vinagre de Módena. No necesitamos añadir más aceite pues con el poco que hemos usado para pincelar las berenjenas es suficiente. Yo tampoco añado más sal, pues el queso Feta es saladito y al unirlo todo se equilibra bastante.
Para mí el conjunto formado por la textura de la berenjena, el dulzor de las pasas, el toque a bosque de los piñones, el sabor un poco agrio del Feta junto con el ácido que da el vinagre es delicioso.
Os animo a que probéis y me contáis.
Besitos

Eva




No hay comentarios:

Publicar un comentario