lunes, 25 de marzo de 2013

Una tarta con historia divertida

Hoy es el cumpleaños de mi amiga y comadre Celia, Felicidades Guapa¡¡¡ Y como no podía ser de otra manera, pues pensé en tener un detalle dulce con ella. Pero ¿Qué le podía hacer más ilusión? ¿Qué decoración le ponía? Pues pensando pensando comencé a unir detalles para darle forma a este proyecto.
-En una ocasión Celia me comentó que una de sus ilusiones sería tener una mini tarta para ella sola, así que deseo cumplido: Mini tarta
- La decoración debía reflejar como es ella, así que: sencilla, con mucha luz (porque transparente no se puede hacer una tarta que si no...), sin mucha parafernalia vamos, así que de pronto recordé una historia que cuando me la contó me harté de reír y ni más ni menos refleja como es Celia, y con su permiso os la cuento.
Hará cuestión de unos cinco años aproximadamente Celia realizó un viaje junto con su marido y sus hermanos a la maravillosa ciudad de Roma. En uno de los días de caminata, claro está con pintas de "guachisnais" (es decir turista, turista), paseaban por una calle donde se encuentran todas las tiendas de alta costura en la ciudad. A ella siempre le ha encantado la Camelia de Chanel, así que cuando pasó por la tienda ni corta ni perezosa entró y a la amable chica que la atendió le pidió una bolsa. Evidentemente la chica la llevo a ver todos los maravillosos y carísimos bolsos con los que contaban, pero ella intentó hacerse entender y el dijo :" No yo quiero una bolsa con la flor" y una de las dependientas que hablaba español que entendió lo que pedía  le regaló una bolsa de las que dan a los clientes con las compras que tenía la Camelia. Y nada, allá que iba esa Celia por toda Roma con su bolsa de Chanel colgada del brazo más feliz que si se hubiese comprado uno de los maravillosos bolsos de la firma...

 Cuando me lo contó no me lo podía creer, yo hubiese sido incapaz de hacer eso por muchas ganas que tuviese, la vergüenza me puede. Pues así es mi amiga Celia, espontánea y que te sorprende cada día con sus ocurrencias, su optimismo y su imaginación. Espero que nunca cambies, sigue autentica como eres. Uff¡¡¡  Como me enrollo, os enseño la tarta

Ya veis, sencilla y elegante, sin más
 
 
La elegante Camelia
 
 
 
 
Esta mañana ya le he dado su regalo y a ella le ha encantado, no se lo esperaba, así que yo también feliz de haberla complacido en un día tan especial.
 
Espero que también le guste por dentro: Bizcocho jugoso de chocolate relleno de Mousse de Frutas del Bosque artesana. Una delicia para el paladar.
 
Celia, pues sólo me queda decirte que espero que pases un maravilloso día y que sólo tengo una espinita clavada contigo: que me da pena que sólo haga seis años que se encontraron nuestros caminos. Te quiero mucho
 

Eva



1 comentario: