viernes, 27 de diciembre de 2013

Panna Cotta de Chocolate Intenso con Mousse de Menta


¿Recordáis los chocolates After Eight? A mi me encantaban, bueno, me siguen encantando como buena adicta al chocolate que soy, así que pensé en esta combinación para la cena de Nochebuena. Un pequeño postre pero intenso.
No es difícil de realizar, sólo que hay que hacerlo con tiempo para que las mezclas tengan la consistencia adecuada.
Vamos con los ingredientes:

Panna Cotta de Chocolate Intenso (24 unidades)*

88 gr de chocolate Fondant 76% Cacao
100 gr leche entera
150 nata 35% MG
1 hojas de gelatina neutra

Mousse de Menta 

6 yemas (huevos M)
100 gr de azúcar
75 ml de agua
1/4 taza de licor de menta
Un poco de Colorante Verde en gel
200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
2 láminas de gelatina neutra

Para decorar 

Hojas de Menta-chocolate

Tal cómo yo pensé este postre y dadas las fechas en las que las comidas son más copiosas, no debía ser de tamaño grande y pesado, de ahí que decidí usar moldes pequeños. *Lo ideal sería tener moldes de media esfera en silicona para poder desmoldar mejor, pero cómo no tengo y cómo siga  adquiriendo cosas me voy a tener que salir de casa, opté por usar hueveras, si,si, de las de plástico que venden en el chino. Para esta receta con una de 12 huevos es suficiente pues la partiremos por la mitad y nos saldrán las 24 mitades ;)

Vamos a la receta. Primero hidratamos la gelatina en un bol con agua fría y un poco de hielo. En un cazo al baño maría fundimos el chocolate y en otro cazo llevamos a ebullición la leche. Cuando ésta haya hervido la retiramos del fuego e incorporamos la gelatina que habremos escurrido bien. Mezclamos bien para que no queden grumos.
Cuando el chocolate esté completamente fundido, lo retiramos del calor e incorporaremos la mezcla de leche y gelatina. Movemos bien hasta que esté todo integrado. Para terminar añadimos a esta mezcla la nata bien fría. Mezclamos para homogeneizar todo bien y vamos pasando la mezcla a los moldes.
Dejamos atemperar y luego pasaremos al congelador bien tapado con film. Recalco lo de bien tapado porque el chocolate adquiere con facilidad otros sabores y olores.

Para hacer la Mousse de Menta pondremos a hidratar igualmente la gelatina en agua e hielo. Ponemos a fuego el azúcar con el agua hasta que alcance los 120º C. Mientras montaremos las yemas con varilla hasta que doblen su volumen e iremos añadiendo el almíbar en un fino hilo hasta que la mezcla se enfríe (como si fuese un merengue).
Cuando haya bajado de temperatura ( si no queréis estar esperando mucho tiempo podéis tapar bien con film y dejar en la nevera, así ahorrareis tiempo) le añadiremos el licor, el colorante (NO os paséis¡¡¡) y la gelatina que calentaremos un poquito en el micro con una cucharadita de agua (para que disuelva mejor), integramos bien todos los ingrediente. 
El próximo paso es incorporar la mantequilla que tendremos que tener en pomada. Si veis que está muy dura le vais dando un poco de calor en el microondas pero a intervalos muy cortos porque no queremos que se ponga líquida.
Con las varillas a velocidad media vamos incorporando la mantequilla hasta que esté muy homogénea.
Disponemos la mezcla en un recipiente hermético y lo guardaremos en la nevera hasta su uso.

Podéis realizar el emplatado con tiempo antes de servir la comida, mínimo 30 min antes de servir para que no esté congelado,  he probado a dejarlo toda una noche montado y ha aguantado perfectamente, eso os dará margen para no estar luego con las prisas.
Disponéis en los platos una pequeña cantidad de Mousse de menta, yo usé la manga pastelera e hice un circulo mayor al diámetro del Panna Cotta. 
Para desmoldar el Panna Cotta ponemos el molde encima de una olla con agua caliente para que con el calor del vapor se despegue un poco, luego sólo es cuestión de apretar un poco en un lateral y sale sin problema. Con mimo y cuidado lo colocamos encima de la Mousse y para terminar adornamos con una hoja de menta-chocolate que es una hierva aromática que me encanta y podéis comprar en los viveros y luego usar también en infusiones.
Si tenéis algún comensal al que no le guste la menta podéis acompañar el Panna Cotta con una salsa de  frutos rojos. Para hacerla trituráis 300 gr de fresas, frambuesas o frutos rojos. Hacéis un caramelo rubio con 65 gr de azúcar y 3 gr de zumo de limón (cuidado de no quemarlo, mejor a fuego lento y sin dejar de vigilarlo). Añadimos la pulpa de fruta y dejamos hervir. Luego colaremos y dejaremos enfriar. Lista para servir¡¡¡
Qué, os animáis? Pues venga que es fácil y gusta mucho¡¡¡ ya me contareis.

Millones de Besos 

Eva







No hay comentarios:

Publicar un comentario