sábado, 7 de diciembre de 2013

Tarta Fresas con Nata

Lo sé, tengo el Blog un poco abandonado, pero tengo tantas cosas entremanos que no puedo abarcar todo lo que quisiera, así que a ver si cogemos otra vez el ritmo. Hoy receta nueva tanto para los que fielmente me seguís como para todos los seguidores nuevos de Facebook, GRACIAS a todos de corazón¡¡¡
Os cuento un poco el porqué de esta receta. Desde hace meses mi amiga Celia me iba contando que en Diciembre era el 71 cumpleaños de su padre y que él añoraba una tarta de Nata con fresas que le preparaba su tía. No tenía muchas pistas, sólo que llevaba bizcocho y que era receta inglesa.... Pues nada, me puse a buscar entre mis libros de repostería ingleses, españoles, y nada, todas iban por otros caminos así que nada, un buen bizcocho, fresas y a montar nata¡¡¡

Esta elaboración es muy sencilla, lo único que nos va a asegurar un resultado 10 es hornear un buen bizcocho y que las fresas sean de calidad. Ahora no es el tiempo idóneo para las fresas, pero ya sabéis que  encontramos productos fuera de temporada de aceptable calidad. Éstas son de Huelva (por supuesto) y tenían un aroma espectacular (las compré en Hipercor) no son baratas, pero.....

Ingredientes para el Bizcocho

5 huevos M (a temperatura ambiente)
150 gr de azúcar
150 gr de harina de repostería (yo uso Gallo)
5 gr de levadura química
1 cucharada de extracto de Vainilla (Nielseri-Massey para mi es la mejor) en su defecto las semillas de una Vaina de Vainilla

Almíbar

250 gr de agua
250 gr de azúcar
1 cdta de extracto de vainilla o la vaina de la preparación anterior (así la aprovechamos)

Resto de ingredientes

500 gr de fresas naturales
500 gr de nata mínimo 35% MG
80 gr de azúcar glass
1 cdta de estabilizante para nata (opcional)
El zumo de 1/2 limón.

Este bizcocho lo aprendí en los curso de Mariana, mi profe reposteríl y lo utilizo siempre porque es suave y liviano, no soy muy fan de los bizcochos con base de mantequilla, por eso necesitamos un buen extracto de vainilla para que tenga un sabor delicioso. Podéis ver el proceso de elaboración en su Blog; os dejo el enlace del Bizcocho pastelero ( aquí Mariana usa harina bizcochona y por eso no incluye levadura en la receta, yo prefiero la harina normal y añadir levadura). Pre calentamos el horno a 180º.
En un bol ponemos los huevos y el azúcar, los mezclamos un poco y con varilla batimos hasta que doble su volumen y la mezcla esté suave y esponjosa (una prueba para ver que está listo es levantar las varillas y hacer una "O", si cuando terminamos de hacerla todavía vemos la forma de la letra está a punto. Añadimos el extracto y batimos un poco más.
En otro recipiente tamizamos la harina y la levadura y la añadimos a la mezcla anterior dejándola caer con el cernidor o colador. Comenzamos a mezclar con movimientos envolventes levantando de vez en cuando la harina que pueda estar en el fondo.
Preparamos los moldes; yo usé dos moldes de 16 cm para que saliera de tres pisos. Esta receta es para un molde de 21 cm, así que podéis utilizar un molde mayor a 16 pero las capas saldrán más finitas, sin problema¡¡¡
Ponemos desmoldante en los moldes o mantequilla y harina y repartimos la mezcla. Al horno calor arriba y abajo sin ventilador 20-25 min (depende de cada horno). Cuando veamos que están doraditos y que al pasar un palito por encima no hace honda la masa lo pinchamos y si sale limpio Ya están¡¡¡
Dejamos 5 min resposar en los moldes y luego desmoldamos encima de una rejilla hasta que se enfríen por completo. Personalmente me gusta dejar reposar los bizcochos 24 h bien tapados  en la nevera para que cojan un poco de consistencia.

Mientras que se hacen los bizcochos preparamos el almíbar poniendo en un cazo el agua el azúcar y la vainilla, llevamos a ebullición, apartamos y dejamos enfriar. Seguramente nos sobrará preparación pero podéis guardarla en la nevera para otras preparaciones.


Unos 30 min antes de que vayamos a montar la tarta comenzaremos con el resto de la preparación. Las fresas las lavamos, le quitamos el pedúnculos y secamos sobre servilletas. Procederemos así:
- 1 fresa bien bonita la dejamos entera
-2/3 las picamos en daditos
- Del resto, la mitad la cortamos en láminas finas y el resto en mitades.
Conforme vayamos cortándolas le añadimos un poco de zumo de limón (para que no se oxiden) y un poco de almíbar (deberá estas frió sino las fresas se estropearán), las tapamos con film y a la nevera.
Para montar la nata el único secreto es que tanto la nata como los utensilios que vayamos a usar estén bien fríos. Yo pongo en un bol grande y profundo hielo, agua y un puñado grande de sal gorda. Dentro ubico el bol metálico que uso para montar la nata. Añadimos la nata que también estará bien fría, batimos un poco con varilla hasta que coge un poco de cuerpo, incorporamos el azúcar glass tamizada y el estabilizante y vamos batiendo hasta que veamos que está firme. CUIDADO la nata se puede ir al traste por exceso de batido y convertirse en mantequilla.
Ya lo tenemos todo? Pues vamos a montar nuestra tarta...
Ponemos  las fresas troceadas sobre un colador para que eliminar el exceso de líquido; dividimos el bizcocho. Colocamos la primera plancha, la bañamos con almíbar de vainilla (sin pasarnos eh?), con la manga pastelera hacemos montoncitos de nata alrededor del bizcocho y rellenamos el centro con más nata y la mitad de las fresas troceadas. Cogemos otra plancha de bizcocho, añadimos almíbar por ambas caras, lo colocamos centrado y procedemos de igual manera que antes.
Ponemos en el colador las láminas y mitades de fresas.
Cogemos la tercera plancha, le ponemos el almíbar y tras decorar con la nata la parte exterior, ponemos nata en el centro y disponemos las láminas de fresa describiendo una circunferencia de manera que las vamos superponiendo un poco para que no queden huecos. Luego hacemos una circunferencia más pequeña con las mitades y coronamos con un poco de nata y nuestra preciosa fresa en el centro. Tachánnnn¡¡¡ Por Dios, quien se puede resistir a esta tarta.....¡¡¡¡
Es una preparación delicada, así que cuidado con moverla mucho de arriba para abajo. Lo mejor es colocarla en un porta tartas adecuado y mantener en la nevera mientras no vaya a ser consumida.
Os muestro como queda el interior porque mi amiga tuvo el detalle de mandarme una foto para contarme lo que su papá había disfrutado con su tarta (podéis observar que las fresas siguen manteniendo su color perfectamente y eso es gracias al límón y al almíbar, prometo que no uso filtros).
Espero que os haya gustado y os atreváis a hacerla. La verdad es que es una buena opción para estas fiestas que vienen porque estéticamente es muy colorida, es fresca y nada pesada porque después de tantas comilonas.... una tarta pesada como que remata. Vuestros invitados la agradecerán.

Besitos

Eva

No hay comentarios:

Publicar un comentario