martes, 22 de abril de 2014

Ensalada de Trigo con Verduras en Texturas

Con la primavera y el calorcito ya apetecen platos llenos de color y frescura aprovechando las verduras y frutas de temporada. Hoy os propongo una ensalada rica, colorida y repleta de beneficios que aportan cada uno de sus ingredientes.
Quizás aquí no estemos muy acostumbrados a usar el trigo en nuestros platos, pero os recomiendo que lo probéis, además de estar riquísimo (tiene un ligero sabor a frutos secos), tiene una textura ideal y nos aporta vitaminas, hidratos de carbono, proteínas, fibra alimentaria, fósforo y magnesio, vamos una maravilla tanto para adultos como para pequeños.
Al trigo tierno vamos a añadirle unas ricas verduras dándole a cada una una elaboración distinta para que aporten todo su sabor y texturas y para terminar un rico aliño que seguro que os encantará. Vamos allá¡¡¡



Ingredientes (6 personas)

250 gr de Trigo Tierno (yo lo compro Nomen en Carrefour)
500 gr de Tomates Cherry (yo use la variedad pera que tiene más sabor)
250 gr de azúcar moreno
70 gr de salsa de soja
18 grs de Agua
4 gr de Jengibre fresco
300 gr de zanahorias
200 gr de judías verdes
2 calabacines
100 grs de racimos de brócoli
10 grs de Cilantro Picado
25 grs de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
Sal
1 litro de caldo de Ave o Verduras

Aliño:
80 grs de Aceite de oliva Suave o Girasol
10 avellanas tostadas
6 mitades de nueces
Unas gotitas de aceite de sésamo (opcional)
1 Cucharada de Salsa de Soja
8 gr de Jengibre Fresco

Elaboración:
Vamos a comenzar con el proceso que nos llevará más tiempo que son los Tomates Cherry Semisecos. Hacemos un corte en cruz en la parte superior de los Cherry y los escaldamos 3 minutos en agua que hemos hervido. Pasado este tiempo lo pasamos a un bol con agua fría y le quitamos las piel (sale genial). Los reservamos.

A continuación vamos a preparar un caramelo de soja donde maceraremos los tomates Cherry. Para ello mezclamos en una olla el azúcar moreno, la salsa de soja y el agua y lo llevamos a ebullición removiendo de vez en cuando para que se disuelva el azúcar. Cuando haya hervido le añadimos el jengibre cortado en láminas y los tomates cherry. Dejamos macerar 30 min.


Vamos a ir elaborando el resto de preparaciones. Para cocer el trigo llevamos a ebullición 1 litro de caldo de ave o verduras. Yo en mi caso lo he hecho con caldo de ave que tenía ya elaborado. Si queréis podéis usar los caldos que venden en el super que es mejor que hervir solo con agua, porque aportamos más sabor. Os dejo el enlace de una receta que ya hicimos donde explicaba como elaborar un Fondo de ave casero.
Si lo hacéis con caldo comprado fijaos si contiene sal o no. Mi fondo como no llevaba le añadí 8 grs de sal. En 10 minutos estará listo. Colamos y reservamos.

Las zanahorias y las judías verdes las haremos al vapor. Yo las cocino por separado, así que corto los zanahorias en daditos no muy pequeños y las cuezo 5 minutos al vapor, las retiro y aprovecho el mismo recipiente para cocer las judías verdes que cortaremos en trocitos de unos 2 cm unos 10-12 minutos (dependerá de lo tiernas que sean)

Para que veáis mejor el tamaño de corte de la zanahoria. Es importante hacerlo al vapor porque si cocemos directamente en el agua perderíamos parte de las vitaminas y beneficios de las verduras. Así quedan también con mejor textura, un poco al dente.







Cómo ya habrán pasado los 30 minutos de maceración de los cherry, precalentamos el horno a 180º, escurrimos los tomates y los ponemos sobre una bandeja  que hemos forrado con papel de hornear. Lo llevamos al horno  unos 35-40 min. A la mitad del tiempo os aconsejo que le deis la vuelta para que no se caramelice solo de un lado.
Pasado el tiempo indicado veréis que los tomates han perdido casi todo su jugo y nos quedan unos cherrys sequitos y llenos de sabor del macerado. Los retiramos de la bandeja y los reservamos.

El calabacín lo lavamos bien y lo cortamos también en daditos. Ponemos en una sartén 25 grs de AOVE, un poco de sal y los rehogamos unos 15 minutos a fuego lento hasta que estén tiernos pero que no pierdan su forma.


Sólo nos queda una maravillosa verdura: El Brócoli, lleno de sabor, color y multitud de beneficios para nuestra salud. En esta ocasión vamos a freírlo, si si, frito está delicioso¡¡¡ Le dará a nuestro plato un toque especial y queda crujientito.... riquísimo. Lo cortaremos en racimos pequeños ayudándonos de un cuchillo y respetando su propia forma. 

Ponemos en una olla (mejor que sartén) Aceite de oliva de sabor suave, lo calentamos (pero no en exceso porque si no se quema rápido) y vamos echando los racimos de brócoli y le vamos dando vueltecitas hasta que veamos que está dorado. Cuidado que del dorado al quemado hay poco, eh? ;) Lo vamos pasando a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Sólo nos queda el aliño¡¡¡¡
Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes y batimos bien hasta que obtengamos una cremita suave y llena de sabor. A veces quedan pequeños trocitos, a mí personalmente me gustan pero si queréis lo podéis pasar por un colador y quedará fina, fina. NOTA: no añado sal porque la salsa de soja ya contiene y uso un aceite de oliva muy suave o en su defecto de girasol porque ya de por sí es potente de sabor.


Para montar la ensalada coged un bol grande, ponemos el trigo cocido, añadimos la zanahoria , las judías verdes y el cilantro picado fino, mezclamos bien. A continuación pondremos el calabacín y los cherry que cortaremos en trozos más pequeños junto con la mitad del aliño y mezclamos con movimientos envolventes para que las verduras más tiernas no se rompan mucho. Por último pondremos el brócoli y terminaremos de mezclar. Probar de sal y si es necesario rectificar.
Serviremos la ensalada fría o templada (me gusta más) y acompañada del resto de aliño por si algún comensal quiere aportarle más sabor.
En el caso de que no os gusten los sabores de la soja o el jengibre podéis quitarlos del aliño y nos quedará una salsa con sabores más pronunciados a frutos secos. 

Puede servir como plato único o como acompañamiento de carne o pescado. Muy versátil, sana y colorida ¿quién se anima a probar? 

Eva


No hay comentarios:

Publicar un comentario